UNA WEBINAR MÁGICA o EL MAGO DE LÁZZARO (y por qué las ONGs deberían seguir el camino de baldosas amarillas)

Lázzaro ya ha nacido.  Y como todo lo que tiene el don de la vida, crecerá y cambiará el mundo a su alrededor. Pero no hablo de una persona sino de un instrumento tecnológico que tiene cualidades asombrosas. Lázzaro ha llegado a este mundo para brindar ayuda a las ONGs y que den un paso definitivo y esencial basado en la adecuación a los nuevos tiempos. Que se transformen y tracen una ruta diferente hacia la necesaria reforma. Y este camino tiene baldosas amarillas…(sigan leyendo y sabrán por qué).

Razones por las que digitalizarse. ¿Qué ofrece Lázzaro?

Aquí entra Lázzaro y su filosofía de beneficiarse de la tecnología. Pero tecnología al servicio de la gente.

Esta herramienta resuelve todos los problemas de recelo de estas organizaciones y lo traduce en una aplicación con mucho potencial.  En tan solo 15 minutos cualquier ONG podrá crear su propia web y empezar a recaudar fondos de una manera muy sencilla, hecha a prueba de octogenarios (no es broma, ha sido testada con éxito en ese rango de edad).

Con el on boarding, donde el usuario elige su logo y sus colores corporativos, ya se tendrá una web totalmente funcional. La página de inicio tendrá las herramientas (previamente seleccionadas) necesarias para cualquier ONG:

Todo en uno:

  • Web personalizada
  • Un apartado de tienda donde podrá ofertar sus productos.
  • Otro apartado donde se explique la labor de dicha organización y sus proyectos (y recaudar fondos para los mismos).
  • Se podrán crear eventos y formaciones, visualizados en un práctico calendario y venderlas.
  • Una característica esencial reside en el apartado de donaciones, donde se podrán hacer éstas con la mayor transparencia (gracias a la tecnología Blockchain).
  • Un apartado para hacerse socio y realizar aportaciones periódicas.
  • Por supuesto, realizar donaciones puntuales.

Digamos que Lázzaro ofrece una solución de todo en uno. Especialmente centrada en ayudar a las ONG a generar ingresos digitales.

Sin duda esto traerá una reducción de los tiempos de gestión ya que se automatizan procesos que suelen ser manuales. Lo que significará que así la organización tendrá más espacio para utilizar en otras áreas de trabajo.


Acompañamiento en el camino: 

En definitiva, tendrán todo lo que una ONG pueda necesitar y no estarán solas, si no que un equipo de especialistas estará al lado del usuario, ayudando a dar los primeros pasos y en cualquier otro momento.


Transparencia:

La tecnología Blockchain, término que puede sonar un poco “raruno” (pero que pronto será como escuchar «smartphone») es, como decía, una de las particularidades. Esta tecnología garantiza
 la seguridad y transparencia a las transacciones hechas en la ONG. Por lo que puede hacer que muchas decidan perderle el miedo a la digitalización y afronten unos mínimos gastos en aras del cambio. Porque esta transparencia es una característica que seguro hará que ganen mas donantes.

magia baldosas amarillas camino ong digitalización webinar

Historias mágicas desde dentro:

Pero no olvidemos que detrás de la tecnología, lo que hay son personas. No se pueden ver, pero están ahí. Si pudiéramos tirar de un hilo como hizo Totó en EL MAGO DE OZ, veríamos que detrás de la palabra TECNOLOGÍA, ese terrible ser que atemoriza a las ONG, hay un humano. O varios en este caso. Y no son temibles si no todo lo contrario.

Y es aquí donde entro yo y cómo he percibido esta aventura. En un corto espacio de tiempo, he tenido la suerte de estar ya no solo en la webinar de presentación de Lázzaro si no de vislumbrar todo el camino que ha recorrido la aplicación hasta ese día. No me ha hecho falta tirar del hilo de descorre la gran cortina que oculta al gran mago, he estado detrás como uno más. Y me he dado cuenta del largo proceso que ha conllevado la creación de Lázzaro, la evolución que tendrá y el éxito que se presagia.

Lázzaro nace como una idea revolucionaria y la unión de fuerza y conocimiento de unos compañeros que quieren ayudar a la gente que ayuda. Y aunque están repartidos por el globo, separados los unos de los otros, fusionan su energía y la convergen en Lázzaro. Si esto no es magia, que venga el prestidigitador más ejemplar del planeta y que haga un truco similar, a ver si puede.

La webinar tuvo lugar hace unos días. Aún tengo fresca la sensación que me produjo. Nos congregaron en un bosque secreto, lleno de pinos que brindaban una fresca sombra. Los asistentes fuimos llegando y nos íbamos sentando en un anfiteatro de piedra antigua, coronado por un musgo milenario. Ellos habían llegado primero y ya estaban allí presentes, sentados en el centro. Y se encontraban felices. Se notaba en su sonrisas. Porque tenían algo muy importante que anunciar. Evidentemente esto no fue real, por lo menos en parte. La webinar si por algo se llama así y no concilio de brujos es porque tuvo lugar a través de una video llamada. Pero sí que había un bosque y un anfiteatro, gracias a la magia de los filtros y sí que estaba felices y tenían algo que comunicar. 

Nos presentaron a Lázzaro, la herramienta en la que han trabajado duramente y gestada hace ya un tiempo. Nos hicieron un on boarding como si fuésemos el primer usuario con ganas de cambiar sus antiguos métodos y decidido a digitalizarse de una vez por todas. Y es cierto, no se tarda más de 15 minutos en tener una web con todas las herramientas necesarias para una ONG. Luego nos hicieron un recorrido por la web resultante y la verdad, si  yo trabajase en una ONG un tanto obsoleta, no me lo pensaría dos veces. Optaría por el cambio.

La aparición de Lázzaro surge de una realidad. En España, tan sólo el 8% de las Organizaciones no Gubernamentales están digitalizadas. El dato de estas organizaciones a nivel europeo no es distinto. El 74% de las ONG de Europa no tienen un responsable superior que fomente la transformación digital y el 70% de las más importantes no tiene una estrategia tecnológica global. Pero el dato casi más revelador es que el 52% no tiene pensado cambiar.

A todos los asistentes de la webinar nos quedó muy claro. Los tiempos cambian y hay que fluir con ellos.

Por eso, casi se podría gritar bien alto, “¡ONGs del mundo! Todos vuestros problemas y recelos a la digitalización van a  tener por fin una solución!”. Lázzaro ya está aquí y va a ayudar a las que quieran optar por el cambio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *