¿Reconoces el impacto de las redes sociales en tu salud mental? | La magia negra de las redes sociales

Las redes sociales son una herramienta conocida por gran parte de la población y usada por casi 4 mil millones de usuarios. En otra época, podríamos calificarlas de mágicas ya que permiten conectar con otras personas que están a gran distancia, crear comunidades con desconocidos que nunca se han visto, comunicarse al instante, difundir y leer noticias, mejorar la imagen de las marcas, generar contactos profesionales… 

También podemos compartir nuestras habilidades con tan solo un clic: ¿y la de artistas que se han dado a conocer gracias a las redes sociales? Hace años hubiera sido impensable hacerse famoso desde nuestra habitación. 

Sin embargo, a veces nos encontramos con magia oscura… recientes estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) han dado a conocer unos datos que nos han preocupado. Vinculando los efectos negativos de las redes sociales en la salud mental.

¿Reconoces el impacto de las redes sociales en tu salud mental? La magia negra de las redes sociales

Salud mental | Qué es & por qué es importante

La salud mental es descrita por la OMS como bienestar mental y psicológico

Cada vez con más frecuencia se oye hablar de problemas de salud mental y conductual. Estos problemas producen cambios en el pensamiento, el comportamiento o el estado de ánimo. 

Por ahora, intentemos visualizar estos 3 datos:

Cada vez con más frecuencia se oye hablar de problemas de salud mental y conductual. Estos problemas producen cambios en el pensamiento, el comportamiento o el estado de ánimo. Por ahora, intentemos visualizar estos 3 datos:

 

Salud mental & su relación con las redes sociales: ¿estamos bajo un hechizo?

Tendemos a pensar que los problemas mentales se deben solo a algo biológico. Pero aunque sí es verdad que esto es un factor clave, la OMS asegura que también influyen otros factores, los culturales y sociales: aquí entran las redes sociales en acción. A continuación, os contamos las diferentes áreas que afectan a la salud mental y que debemos tener en cuenta:

Tendemos a pensar que los problemas mentales se deben solo a algo biológico. Pero aunque sí es verdad que esto es un factor clave, la OMS asegura que también influyen otros factores, los culturales y sociales: aquí entran las redes sociales en acción. A continuación, os contamos las diferentes áreas que afectan a la salud mental y que debemos tener en cuenta:
  • Tiempo de uso de redes sociales: ¿qué sensaciones puede crear? 

Aunque las redes sociales son algo relativamente reciente y todavía se sigue estudiando la relación entre su uso y problemas de salud mental, el artículo Social Media Use and Perceived Social Isolation Among Young Adults in the U.S. demuestra que el aumento de tiempo que se dedica a usar las redes sociales está relacionado con la sensación de aislamiento del mundo real, obsesión constante, necesidad de consumir, pérdida o incumplimiento de responsabilidad en la vida y autoengaño. Lo que favorece el desarrollo de problemas mentales.

Y es que el tiempo que invertimos en las redes sociales no es poco. Nos lo demuestra el siguiente gráfico de Global Web Index, con datos de enero de 2021, que recoge el tiempo diario que las utilizan los usuarios entre 16 y 64 años:

Tiempo de uso de redes sociales: ¿qué sensaciones puede crear? Aunque las redes sociales son algo relativamente reciente y todavía se sigue estudiando la relación entre su uso y problemas de salud mental, el artículo Social Media Use and Perceived Social Isolation Among Young Adults in the U.S. demuestra que el aumento de tiempo que se dedica a usar las redes sociales está relacionado con la sensación de aislamiento del mundo real, obsesión constante, necesidad de consumir, pérdida o incumplimiento de responsabilidad en la vida y autoengaño. Lo que favorece el desarrollo de problemas mentales. Y es que el tiempo que invertimos en las redes sociales no es poco. Nos lo demuestra el siguiente gráfico de Global Web Index, con datos de enero de 2021, que recoge el tiempo diario que las utilizan los usuarios entre 16 y 64 años:
  • Contenido que se consume: ¿qué trastornos psiquiátricos puede generar determinado contenido? 

Por supuesto, no solo se trata del uso que se haga de estas herramientas, sino del contenido que se vea, por ejemplo llegando a ser muy impactante para algunos usuarios. El artículo Online Social Networking and Mental Health nos cuenta que muchos promueven un narcisismo y un nivel de vida y de consumo difíciles de alcanzar por la mayoría de la población. El contenido de este estilo puede llevar a síntomas depresivos, ansiedad y baja autoestima, entre otros trastornos psiquiátricos.

  • Fake news: ¿qué sentimientos provocan en los lectores? 

También encontramos las fake news, que están a la orden del día. Se trata de un tema muy extendido, pero en concreto el libro Likewar: The Weaponization of Social Media nos explica que no son noticias realmente, pero por su contenido y formato lo parecen. Estas aparecen en las redes sociales y buscan una fuerte respuesta emocional por parte de la audiencia.

Una respuesta emocional que muchas veces se traduce en ansiedad, ira, miedo y tristeza. No solo el contenido de estas “noticias” genera los sentimientos mencionados, también lo hace reconocer que son fake news, ya que los lectores lo consideran intentos recurrentes de manipular la opinión pública. Y estas emociones negativas pueden deteriorar la salud mental. 

  • Ciberacoso: ¿por qué? 

Otro elemento al que se exponen los usuarios y que se ve detalladamente en el artículo Surf and Turf Wars Online – Growing Implications of Internet Gang Violence es al ciberacoso. Esta práctica se ve motivada por la falta de privacidad y seguridad por parte del acosado, y por el anonimato del acosador. Genera violencia que puede provocar problemas mentales en las víctimas. 

¿Y ahora qué hago? ¡Quiero salir del embrujo!

¡No está todo perdido! Como respuesta a lo que hemos comentado, han surgido intentos desde las plataformas de poner barreras y minimizar los impactos en la salud mental de sus usuarios. Un ejemplo es el de Instagram, red social que cuenta con mil millones de cuentas activas mensuales. Tiene intención de quitar los “me gusta” (al menos su vista previa) en las publicaciones, para evitar que se conviertan en una competición. 

Otra iniciativa que llevan a cabo la mayoría de las redes sociales son mensajes de apoyo si el usuario busca palabras clave como “depresión” o “ansiedad”. Esos mensajes redirigen a redes especializadas en dar apoyo emocional gratuito. 

Pero… ¿podemos confiar en estas herramientas? Al fin y al cabo, de ellas viene este encantamiento que puede hacernos daño. Desde Lázzaro te recomendamos  te hagas responsable del tiempo que dedicas a estas redes con algunos consejos: The use of social networking websites. Is a new addiction? propone algunas pautas racionales que te queremos enseñar. Estos son los ingredientes mágicos para no caer en el embrujo:

  • Limitar el uso de horas de acceso a dispositivos móviles y al ordenador: el uso indiscriminado de horas ante la pantalla hace que incremente el aislamiento social.
  • Aplicar el sentido común y la prudencia
  • Configuración de las opciones de privacidad de datos personales: hacer uso de buenas prácticas dedicando tiempo a la protección de los perfiles, escoger bien a quien se acepta como amigo, cuidar el uso de servicios basados en la localización, ser cautos con la instalación de aplicaciones, no compartir las contraseñas, tener precaución con los enlaces, y es fundamental el control de la privacidad porque la diferencia de patrones en cuestiones de privacidad, difieren enormemente de unas aplicaciones a otras ya que hay ciertas redes que son más laxas, por ejemplo, aquellas cuyo fin por parte de los usuarios sea conocer gente nueva. 
  • Evitar conductas de riesgo: tales como el sexting, grooming, cibersexo, etc. 
  • Proteger nuestra vida personal: ser cuidadoso con lo que compartimos y hacemos público ya que internet es un medio virtual, para el cual en muchos países no existe una legislación específica, como indicó el Doctor Leonard Holmes (1997) “Previo a la fijación de esta anomalía es necesario describir el uso “normal” de Internet. Y, ¿qué es un uso normal de Internet?, aquel que no genera conductas susceptibles de ser tratadas”. Mientras, Internet crece día a día generando beneficios y perjuicios sin control alguno.
The use of social networking websites. Is a new addiction? propone algunas pautas racionales que te queremos enseñar. Estos son los ingredientes mágicos para no caer en el embrujo:

Como conclusión, podríamos decir que las redes sociales (y la digitalización) nos permiten cosas antes impensables, tanto para bien como para mal. Por suerte, hemos podido ver algunas herramientas e iniciativas que intentan facilitar el uso responsable de las redes para que no dañen nuestra salud mental. Pero recordemos que es nuestra responsabilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *