Generar expectativa con curiosidad

Hoy en este post te vamos a ayudar a entender mejor los procesos mentales de un donante y por qué la curiosidad es la clave.

Imagina que vives en la edad de piedra. Sales de tu cueva y ves una gota de sangre; “animal herido, comida” o “depredador, peligro” pueden ser dos asociaciones que rápidamente haga tu cerebro, que trata de completar la información y hasta que no la complete se sentirá en tensión, ya sea por el peligro o por las ganas de un buen chuletón de mamut lanudo (el veganismo no estaba muy extendido por aquel entonces). Si descubres que es comida, una vez recuperada y puesta a salvo, sientes esa calma y alegría, satisfacción.

El cerebro ya no piensa más en eso y se dedica a otra cosa. Si es un depredador, bueno, ya no piensa en averiguar la causa de las gotas de sangre, ahora tienes otras preocupaciones, como la de no ser el origen de la siguiente mancha de sangre.

Los procesos mentales de un donante y por qué la curiosidad es la clave

Esos mismos mecanismos que buscaban mantenernos seguros, vivos, ahorrar energía y evitarnos dolor, siguen con nosotros hoy en día, enraizados en nuestro pasado más remoto.
A veces nos llevan a supuestos erróneos o a prejuicios, pero ese es otro tema.

Lo que nos interesa resaltar es esa búsqueda de completar y cerrar información. Cuando se entiende ese mecanismo, podemos replantear el escenario de lo que queremos mostrar de manera tal que active esa curiosidad y deseo de sentir el placer de satisfacerla.

¿Cuántas veces al final de un capítulo de un libro o una serie nos han provocado ganas de ver el siguiente capítulo? Si un día al salir de vuestra casa veis una cuerda en el suelo que da la vuelta a la esquina, con unas flechas que dicen “sígueme y descubre lo que hay para ti” ¿Cuántos la seguiríais? y los que no ¿Os pasaríais el día pensando en qué habría? si es así el cerebro libera noradrenalina, un neurotransmisor que genera esa tensión o estrés.
Una vez que descubrimos qué hay al otro lado, hay una sensación de recompensa, un alivio, otro neurotransmisor. dopamina.

Es el mismo efecto que se produce cuando abres un regalo. La tensión de saber qué hay y la satisfacción de abrirlo.

Y hablando de regalos, en una acción navideña de 2016, unos investigadores de Harvard, desarrollaron un estudio con Cruz Roja de Canadá.

Para una misma campaña, generaron 3 páginas diferentes: una en la que se pedía efectivo. Otra, en la que se pedía que seleccionaran regalos entre 6 artículos (mantas, comida, pañales, etc.) y se veía a dónde iban destinados en el mundo. La tercera tenía los mismos productos que la segunda, pero con agrupándolos como “Kit de Supervivencia Global” y en lugar de la región, cada vez que se seleccionaba un producto, aparecía un segmento de un círculo, que se completaba una vez que se seleccionaban los 6 productos.

El resultado fue que el grupo de donantes que se expuso a la primera página actuó con un 3% de efectividad, y en el segundo sólo el 5% decidió donar los 6 regalos, comparados con el 21% del tercer grupo que donaron los 6 productos al completo.

Por eso, con nuestras microplataformas tienes la opción de dividir tus proyectos de fundraising en pilas y se ve la barra de progreso, para incitar a que lo promuevan y cierre la campaña con éxito.

Con nuestras microplataformas tienes la opción de dividir tus proyectos de fundraising en pilas y se ve la barra de progreso, para incitar a que lo promuevan y cierre la campaña con éxito.

No es sólo la curiosidad, sino también el deseo de completar cosas, dejar cosas a medias no es algo que le guste a nuestro cerebro. Esto lo estudiaron ampliamente en la Gestalt.

“La curiosidad es útil porque es una buena manera de
captar la atención y guiar a la acción.”

Lo predecible es aburrido, cuando involucras en el juego de la curiosidad y les haces vivir una experiencia que atrae su atención y luego la satisfaces, los donantes agradecen esa salida de la monotonía, están dispuestos a actuar.

Con lo cual, podemos concluir que aunque la curiosidad mató al gato, atrae más donantes por un rato.